Buscar
  • Lee Ann Seifert Steinmetz

SER MUJER HOY…

Actualizado: jun 8

Ya hemos hablado de los varios roles que cumple la mujer en la sociedad hoy en día. La

mujer es pareja, esposa, madre, empresaria, alumna, hermana, amiga etcétera. Tiene una

variedad de roles que a veces pareciera que no son “compatibles” en la sociedad actual.



Muchas veces escuchamos que se espera que las mujeres trabajen como si no tuvieran hijos y criaran hijos como si no tuvieran que trabajar. Con este tipo de frases nos damos cuenta que los condicionamientos sociales de los que la mujer ha sido víctima durante generaciones siguen vigentes en ciertos casos hoy en día.


Las cuestiones sociales y las barreras emocionales que impiden a las mujeres que desarrollen una identidad femenina fuerte siguen existiendo, y está en ti cambiarlo- si así lo deseas.

Es importante reconocer que el proceso de desarrollo de la identidad femenina es un proceso plagado de elementos de la sociedad y cultura en la que vivimos, la personalidad y la historia de vida/experiencias de cada mujer- sin embargo se nos olvida que todos somos arquitectos de nuestro propio destino y con el trabajo interpersonal puedo cambiar y/o modificar aquellos paradigmas que no me convencen.


Hoy en día, sigue todavía el mensaje inconsciente (y a veces muy consciente) de que las mujeres tienen un valor menor o son más débiles y frágiles (emocionalmente, físicamente, en el trabajo con sueldos o puestos inferiores, mujeres que únicamente tienen “permiso” de dedicarse al hogar o que deben acatarse a las reglas y normas de los demás). Esto es una realidad y hay mujeres que también consciente o inconscientemente creen estas ideas y viven y se mueven de acuerdo a ellas.


Sin embargo, esto puede ser modificado, pero hay que comenzar por una misma.

Al desarrollar la inteligencia emocional y trabajar nuestro mundo interno desde la raíz podemos empezar a reconocer nuestros sentimientos para poder enfrentarnos a las circunstancias que la vida nos ha presentado y nos presenta (por más adversas que sean), controlar nuestras emociones e interpretar las situaciones de una manera distinta lo cual nos va a permitir acercarnos y enfrentarnos de manera más asertiva, positiva y eficiente.



Las mujeres somos buenas madres, buenas trabajadoras, buenas parejas, buenas amas de casa. Tenemos incontables cualidades y características que nos permiten desarrollarnos de manera excelente en una o varias de las áreas antes mencionadas (podemos hacer varias de las anteriores a la perfección). En el trabajo las mujeres se pueden desarrollar igual que los hombres y tienen la capacidad y las habilidades para desenvolverse en puestos altos y exigentes. En el matrimonio el rol de la mujer consiste en formar un equipo apoyar a la pareja en donde la comunicación, el respeto y la igualdad deben ser la base.


En ningún momento como madre o como pareja debes olvidarte de ti misma y dejarte a un lado. Como madre hay momentos y etapas donde la mujer se pone a un lado temporalmente por el bien del otro pero eso no implica perderse por completo.


Tómate un tiempo para analizar tu situación y hacer consciencia de si donde estás parada

ahora es lo que realmente quieres y lo que te hace sentirte plena. Si no sabes o si no estas

contenta con la manera en la que está fluyendo tu vida estás a tiempo de hacer algo al

respecto, nunca es tarde.


Recuerda que es vital reconocer lo auténtica que eres, hay personas que comparten las mismas características, sin embargo nadie es el mismo conjunto.


A medida que te vayas dando cuenta que tú eres la única dueña de tus sueños, objetivos, temores y expectativas vas teniendo más responsabilidad pero a la vez más control sobre lo que eres, lo que buscas ser, lo que quieres y lo que lograrás.



11 vistas

Todos los derechos reservados

  • Gris LinkedIn Icon
  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram
BRAIN-03.png