Buscar
  • maytegs

PSICOLOGIA DEL MEXICANO




La cultura Mexicana es muy particular está llena de riqueza y tiene una gama amplia de características que nos distingue y nos hace una cultura muy especial.

La historia y el medio social ha tenido una influencia enorme en el desarrollo de la psique del Mexicano a lo largo del tiempo. Muchas de las características que presentamos se deben al choque de dos culturas: la Mestiza y la Española. Las repercusiones de eventos como la Conquista, la Revolución etcétera han tenido gran impacto en el inconsciente colectivo del Mexicano.

El resentimiento por el trato diario y el trato a lo largo de los años (nos han quitado territorio, invadido, conquistado, etc), la humillación continua y la situación injusta en la que viven algunos marca la vida y las decisiones de algunos (degradación, sentimientos de inferioridad y el buscar venganza en ciertas ocasiones).

Algo que también vale la pena mencionar es el malinchismo, todos hemos escuchado a alguien decir lo “chafa” que está algo meramente porque es Mexicano. Esto se remonta a la época de la conquista donde se habla de La Malinche la cual prefirió lo extranjero y traicionó a los suyos. El malinchismo es la devaluación de lo propio, rechazar lo Mexicano lo cual se relaciona con rechazar la propia identidad y sentido de pertenencia (que empezó con la llegada de los Españoles) la población Mexicana se mezclo tanto que hasta cierto punto fue perdiendo lo que los identificaba. Este pensamiento ha permanecido, la globalización ha contribuido a que no se desintegre por completo. ¿Cuantos no van de “shopping” a Estados Unidos? Cualquier marca es mejor que algo hecho aquí; no confiamos en lo nuestro ni en los nuestros en ciertas ocasiones. Es importante reconciliarnos con lo nuestro y a veces lo hacemos ya que basta estar en el extranjero para extrañar la comida, la gente, el ambiente y lo nuestro (en el mundial la gente disfrazada de charro, sin soltar la bandera, con un sentimiento de patriotismo inigualable). Es un país con mucha riqueza en todos los sentidos (cultural, gastronómica, territorial, social, etc) el cual puede llegar a tener igual o más competitividad que los demás en ciertas áreas dentro del mercado internacional, por lo cual es importante valorarlo en todo momento ya que al devaluar lo mexicano nos devaluamos a nosotros mismos.
Otras culturas tienen la impresión de que los Mexicanos son muy amables, atentos, amistosos, serviciales y divertidos. En este país la gente es reconocida por los extranjeros por su alto nivel de calor humano y la pasión que tienen por cualquier cosa. En el extranjero los mexicanos somos muy queridos. Cotidianamente se menciona que son flojos, sin embargo, por otro lado también son muy luchadores y trabajadores (ya que las cosas han costado a lo largo de las décadas); en otros países el trabajo del Mexicano es altamente valorado. A pesar de las dificultades que se viven en este país, su gente es vista de una forma muy positiva como gente muy alegre.
La impuntualidad también es algo que los caracteriza, sea el evento que sea siempre empezará mínimo media hora después de la hora establecida. Es bien sabido que hasta para eventos especiales la hora estipulada en la invitación es 30 minutos o hasta 1 hora antes de la hora real de inicio. En cuanto a los distintos servicios aún teniendo cita es probable que te atiendan tarde. Esto se puede interpretar como usar el tiempo del otro en beneficio personal o también una forma de mostrarse presente en la ausencia, de cierta forma “hacerse desear” o en ciertas circunstancias como parte de evitar el encuentro. Aunque ya es algo muy “cultural” y nadie se toma a mal que “el Mexicano” llega tarde, es algo que generalmente trae mas consecuencias negativas que positivas.
El ingenio y la picardía mexicana son bien conocidas. Al Mexicano le gusta hacer burla y bromas de todo (pero que nadie nos la regrese, ya que ahí si es causa de molestia). Ante cualquier situación, cualquier evento el mexicano no tarda en convertirlo en chiste- es una constante búsqueda de placer, en vez de reprimir un pensamiento este es expuesto (muchas veces son pensamientos o ideas inadecuadas o que no podemos aceptar fácilmente). Esto se relaciona con la dificultad que tienen con respecto a enfrentar las situaciones y decir las cosas de forma directa, como se dice comúnmente “entre broma y broma la verdad se asoma…” Esto concuerda hasta con la forma en la que hablan, como algún día escuche decir “a los Mexicanos les gusta el chile envuelto en huevo” todo disfrazado, todo se dice en diminutivo. En otros países a veces hasta nos sorprende la forma tan “golpeada” en la que nos hablan. Aun cuando se ve enfrentado/a con situaciones dolorosas es inevitable el sarcasmo, se suspende la seriedad en automático (de aquí también el gusto o se podría decir la necesidad de hacer fiesta para todo- en las buenas, en las malas y en toda situación que se encuentre en medio- siempre se encuentra algún buen motivo para fiesta, fiesta y más fiesta). Todo esto como un mecanismo de defensa ante el dolor; un desplazamiento, lo cual significa desviar el proceso mental y enfocarse en el chiste en vez de en el dolor que provoca la situación. El chiste es una construcción social relacionada con variantes históricas y culturales que influyen en su elaboración y contenidos. Responden a las carencias, excesos, debilidades, fantasías, fortalezas y miedos que permean la rutina y la vida cotidiana. Por ejemplo: el Mexicano y la muerte- lo acepta como algo normal pero usa el humor para sobrellevar el proceso de duelo (las calaveras, el día de Muertos, etc.).


A pesar de encontrarnos en el siglo XXI la cultura Mexicana sigue siendo una cultura que se define como machista, aunque si ha cambiado y evolucionado mucho en los últimos años. El papel de la mujer se ha modificado mucho, cada día hay mas mujeres que se desarrollan tanto personal como profesionalmente, sin embargo, no ha desaparecido por completo la concepción de la mujer sumisa que debe dedicarse meramente al hogar, una mujer débil que debe ser protegida por el varón a la cual “no se le toca ni con el pétalo de una rosa.” El hombre ahora participa mas en la crianza de los hijos y al desarrollo de las actividades en el hogar (sabe que para poder cuidar a una familia también debe ser protector, a veces el amor y el poder se confunden “te pego porque te quiero”); sin embargo, tampoco ha desaparecido la idea de que este es el sexo mas fuerte, que tiene control y hasta puede llevar a que sea agresivo. Hoy en día el machismo es mas “benevolente.” La mujer es igual de responsable que el hombre al hablar del “machismo” ya que desde pequeños es la madre quien fomenta eso en casa al hacer distinciones tan particulares (las niñas cocinan mientras los hermanos “descansan”). El hombre desde chico tiene que ser “macho” ya que se le ha ensenado que “los hombres no lloran” desde ese momento aprenden a reprimir los sentimientos.



Por ultimo es importante mencionar que el mexicano es muy religioso, en general, existe siempre esta necesidad de tener el apoyo de un ser divino que ayude o a quien echarle la culpa (igual que en la política, o con “el jefe”), en parte para deslindarse de responsabilidad. Aun los que no son religiosos ni practicantes tienden mucho al pensamiento mágico, hay mucha fe en lo que no se ve (clavar cuchillos para que no llueva, poner santos de cabeza, y demás supersticiones).

La cultura mexicana es una cultura muy exclusiva y muy especial, es importante reconocer las cosas positivas que nos conforman como país y como cultura y empezar a creer mas en todo lo que poseemos. Al cambiar la concepción que tenemos de nosotros mismos y del país podemos empezar a lograr los cambios que tan comúnmente deseamos, criticamos que no se llevan a cabo pero nos negamos a empezar por nosotros mismos.

Lee Ann Seifert

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo