Buscar
  • Lee Ann Seifert Steinmetz

AÑO NUEVO, UN NUEVO COMIENZO


Ha sido un año lleno de retos, múltiples aprendizajes en donde la resiliencia ha salido a la luz en varias ocasiones. Después de un año que no nos esperábamos ni mucho menos imaginábamos, muchos nos hemos replanteado varios aspectos de nuestras vidas. Ha sido un año que nos ha movido a todos de nuestra zona de confort a hacer las cosas de manera distinta, a reinventarnos, y a ver el mundo que nos rodea a través de un lente nuevo. A lo largo han existido varios obstáculos y aprendizajes. Han sido meses en donde el mundo interno también se ha puesto de cabeza, en donde han salido a la luz aspectos que no conocíamos o no queríamos enfrentar. Ahora existen muchas expectativas a nivel colectivo con respecto a qué nos “traerá” el 2021 y mucho de cómo se desenvuelva este año va a depender de nosotros mismos y cómo le hacemos frente a lo que sea que suceda. El cierre de un ciclo y comienzo de uno nuevo es un momento perfecto para reflexionar sobre tus objetivos personales, profesionales, familiares. Objetivos que pueden ser a corto, mediano y/o largo plazo.





El hecho de establecer propósitos cada año es sumamente valioso ya que nos ayudan a poner orden, reflexionar sobre diversos aspectos de nuestra vida, ubicar y entender qué nos faltó, qué estamos haciendo “bien” y nuestras áreas de oportunidad. También ayuda a poner prioridades. Al tomarnos un tiempo para crear estos propósitos nos podemos dar cuenta qué es lo importante en nuestra vida en este momento, en qué nos queremos enfocar. Nos dan una idea de cómo nos visualizamos como individuos y cómo somos seres dinámicos, en constante movimiento y cambio. Estos propósitos, se cumplan o no, tienen estas varias características positivas.



Es común vivir el año nuevo como un nuevo comienzo, y más ahora cuando las cosas han sido complicadas. De ahí que sea tan común en este momento hacer hincapié en estos propósitos. Aún cuando el hecho de simplemente tener un tiempo y un espacio de reflexión tiene muchos aspectos positivos hay mucho que podemos hacer para asegurar que estos objetivos se logren.


En principio es importante establecer metas específicas y claras (ej. En vez de querer “ponerme en forma” enfocarse en algo más concreto y tangible “30 minutos de ejercicio diario” etc.). Es más fácil lograr nuestros objetivos si la lista es limitada, aún cuando tengamos varias cosas que queremos hacer. Ayuda enfocarse en una meta a la vez, lograr una meta pequeña puede motivarte ampliamente- las metas más complejas pueden muchas veces ser fraccionadas y hacer una parte a la vez. Date un tiempo y un espacio para planear y establecer estos objetivos y el camino que consideras tomar para lograrlo, ayuda tener un plan. Empezar poco a poco también ayuda a conservar la motivación, junto con el hecho de que los objetivos sean realistas (ej. Si quieres correr un maratón debes empezar a correr 2-3 veces a la semana y de ahí ir incrementando el tiempo y la distancia). Todo esto ayuda a que te mantengas lo suficientemente motivado y logres tus objetivos a largo plazo. El tener apoyo y entender que los cambios toman tiempo y son un proceso ayudarán a que seas más exitoso.


Nuestros objetivos nos hablan de quienes somos, de nuestra realidad interna y externa. Hay que escucharnos a nosotros mismos y esforzarnos por lograr esos cambios que incrementarán nuestro bienestar.


Lee Ann Seifert Steinmetz

18 vistas0 comentarios

Todos los derechos reservados

  • Gris LinkedIn Icon
  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram
BRAIN-03.png